Como especialistas en la venta de futones y cama tatami en Chamartín, somos conscientes de que los tatamis son productos sorprendentemente duraderos y fáciles de limpiar. Tan sólo necesitamos un trapo o un aspirador con cepillo incorporado que pasaremos por la superficie para eliminar la suciedad. También podemos utilizar un cepillo suave de ropa, que pasaremos siempre en el sentido de la fibra. Aunque lo esencial es mantener el tatami alejado de la humedad para evitar que la madera se deteriore, por ello, es conveniente airear el colchón o futón de vez en cuando.

Generalmente con estas indicaciones mantendremos nuestro tatami impoluto, aunque existen situaciones especiales que requieren de una limpieza más exhaustiva, y de remedios especiales. Por ejemplo, si nuestro tatami es golpeado por algún mueble robusto y sufre una hendidura, mojaremos el agujero con agua y lo plancharemos con una toalla mojada. Por otro lado, si el tatami se nos mancha con aceite, empaparemos la zona con harina o polvos de talco que, después de un rato, limpiaremos con el aspirador. Para quitar las manchas de tinta, enjuagaremos la zona con leche y lo restregaremos con una bayeta, si no ha quedado bien, repetiremos la operación hasta dejarlo lustroso. En muchas ocasiones los clientes que compran camas tatami en Chamartín, nos comentan que su tatami se ha manchado con rotulador, limpiarlo será tan sencillo como rociar la zona con un esmalte de uñas y pasarle una bayeta húmeda. Las manchas más sencillas de limpiar son las de carboncillos o pinturas, bastará frotar la zona con una bayeta humedecida para deshacernos de la pintura.

En Futon Line somos especialistas en la comercialización de futones y tatamis, nos avala una gran trayectoria en este sector, garantizando siempre la máxima calidad en todos nuestros productos.