Como empresa especializada en futón tatami en Madrid centro, nos gustaría aprovechar esta entrada del blog para darte a conocer los orígenes de este artículo.

En primer lugar, queremos informarte de que el origen del futón es milenario y se realiza de forma artesanal con algodón natural. Los futones japoneses se diseñan para colocarse encima de los característicos tatamis.

Después de dormir, lo habitual en Japón es doblarlos para guardarlos en un armario y dejar libre la habitación. En la actualidad, los futones han evolucionado ligeramente (materiales, grosor y otros detalles) para adaptarse a los hábitos de la vida contemporánea. Es por ello que son una gran alternativa a los colchones tradicionales.

Como empresa de referencia para futón tatami en Madrid centro, queremos explicarte que este artículo japonés es un lecho natural y saludable diseñado por un maestro artesano. Este, de forma meticulosa, va superponiendo las capas que conforman el futón hasta llegar al grosor elegido.

En la siguiente fase, el artesano cose las capas a una funda de algodón para que permanezcan sujetas y no se desplacen o se estropeen con el uso continuado. También queremos explicarte que los puntos de sujeción quedan cubiertos por unas finas láminas redondas y suaves de algodón (con forma de anillo), que es lo que confiere al futón su característica estética.

Si estás pensando en renovar el colchón de tu casa, ¿por qué no pruebas a disfrutar de la comodidad de un futón? Si estás interesado en conocer nuestros modelos, no dudes en comunicarte con Futon Line.