Como empresa de referencia para futón tatami en Chamartín, especializada en somieres y colchones, nos gustaría aprovechar este post para hablarte sobre los cuidados y el mantenimiento de los futones.

Uno de los consejos básicos para conservar en buen estado tu futón (especialmente si está hecho de algodón o lana virgen) es darle la vuelta una vez al mes o cada mes y medio. De esa forma, lograrás mantenerlo aireado y evitar que la humedad se acumule en su parte de abajo.

Te aconsejamos hacer esta operación mientras aireas el dormitorio para lograr la mayor sequedad posible en el ambiente. Cuando esté aireado, pon el futón de modo invertido, es decir, la parte de abajo debe ahora quedar hacia arriba y la superior abajo.

Como profesionales expertos en futón tatami en Chamartín, te aconsejamos secarlo al sol o cerca de una fuente de calor si ha absorbido demasiada humedad y se ha quedado endurecido. Para evitar su entumecimiento, es aconsejable golpearlo suavemente para lograr que las capas de algodón recuperen el aire de manera natural.

En el caso de que tengas el futón directamente sobre el suelo o un tatami tradicional de paja de arroz prensada, es bueno que cuando te levantes de dormir lo dobles, de tal manera que la cara de abajo quede aireada. Es importante que sepas que las características del tatami permiten una excelente transpiración, por lo que es más complicado que se acumule la humedad en el futón.

Si quieres saber más sobre los modelos de colchones y somieres que tenemos, no dudes en venir pronto a Futon Line.