Si estás buscando un futón o tatami en Chamartín, debes considerar la posibilidad de que incluya látex entre sus componentes.

Lo primero decirte que látex lleva mucho tiempo entre nosotros. En 1800 ya existían los primeros colchones de látex y en los inicios de 1900 Dunlop y Pirelli eran los primeros fabricantes de colchones de este material. En aquella época eran muy pesados, debido a la densidad este material y su precio también era elevado. La industria ha evolucionado mucho al respecto.

Desde Futon Line te contamos que está fabricado a partir de la resina del árbol del caucho, junto con endurecedores y antioxidantes. La cantidad de látex natural que lleva cada colchón es variable y puede ir de un 20 % a un 97 %. Su principal ventaja es que tiene una gran resistencia al hundimiento, además de un tacto suave, muy adaptable al cuerpo. Si eres una persona que no soporta los colchones duros y al que le gusta una acogida suave que elimine la presión sobre los músculos, lo mejor es que elijas uno de firmeza media o alta. Son ideales para personas mayores, ya que con los años perdemos masa muscular, que actúa como nuestra acolchado, y por lo tanto necesitamos un equipo de descanso más suave.

Si lo que te preocupa es el tema de las alergias a este material decirte que no se ha presentado ningún caso de alergia a raíz de dormir en un colchón de látex. Este componente está en el núcleo.

Si tienes dudas sobre tu futón o tatami en Chamartín, no dudes en consultarnos.